En el campo de la rehabilitación y la fisioterapia en animales, está destacando una modalidad conocida como hidroterapia veterinaria. Este método innovador es cada vez más usado y viene a desarrollar antiguas teorías relacionadas con la fuerza. Los beneficios de los tratamientos en el agua para animales son sorprendentes. Aun es más, incluso después de un duro trabajo y multitud de sesiones los resultados sorprenden hasta los propios profesionales de la rehabilitación veterinaria. Sin duda, los animales, sometidos a la hidroterapia veterinaria logran grandes mejoras. Pero su gran aliado es esa voluntad y espíritu luchador propio de ellos, nuestras mascotas y compañeros de vida.

¿Qué es la hidroterapia veterinaria para perros y gatos?

La hidroterapia veterinaria es un tratamiento de fisioterapia y rehabilitación, en el cual el animal debe valerse en un medio acuático realizando diferentes ejercicios dentro del agua. En perros y gatos ha demostrado excelentes resultados, por lo que es empleado cada vez más por profesionales veterinarios.

Cuando los animales presentan dificultad en el movimiento, debido a fracturas o enfermedades típicas de la edad, este método puede aliviarles. Puede usarse como tratamiento de rehabilitación tras una intervención quirúrgica o como método de recuperación muscular.

En edades más avanzadas, con la aparición de enfermedades neurológicas, suelen aparecer problemas de movilidad. Con la hidroterapia se ayuda a mantener a los perros y gatos activos. Así se evita una posible atrofia muscular, precisamente fortaleciendo la musculatura..

Para los dolores en las articulaciones que sufren los animales, sobre todo en edad adulta, este método fisioterapéutico es clave. Cuando padecen de artrosis, la terapia acuática, al rebajarles el peso de su cuerpo, les permite fortalecer con menos trabajo. Recordemos que en el agua, la sensación de gravidez es menor (Principio de Arquímedes) y por lo tanto tenemos la sensación de pesar menos. Al mismo tiempo, el agua ofrece una mayor resistencia que el aire, pero no ejerce fricción y, por tanto, permite movimientos muy naturales.

En caso de que las mascotas se sientan incómodas en contacto con el agua, es necesario tener mucha paciencia. El proceso de toma de contacto con el agua deberá ser gradual y siempre en positivo, nunca forzando al animal. Lo ideal con casos de perros y gatos que temen el agua, será premiar todo avance en su contacto con el agua. Acostumbrarles al contacto acuático supondrá a la larga un beneficio para su estado de salud, pero ellos no lo saben…

¿Cómo se realiza la hidroterapia para gatos y perros?

La fisioterapia con hidroterapia en las mascotas caninas y felinas requiere de una gran bañera o piscina. Será el recipiente donde trabajar con el animal. Además, se precisará una cinta subacuática de desplazamiento que incite al paciente animal a caminar. El acceso de los profesionales de la rehabilitación y fisioterapia veterinaria tengan buen acceso al recipiente. Así, podrán trabajar con el animal y manipularlo cuando sea preciso.

Es aconsejable que el agua esté caliente durante el tratamiento y que mantenga la temperatura. El calor, aplicado a las articulaciones que presentan dolor, ayuda a rebajarlo, causando una sensación de bienestar.

En caso de que se requiera activar la circulación, es aconsejable el uso de frío y calor, y por lo tanto contar con otra bañera para el agua fría. En seres humanos, los tratamientos de contrastes de temperatura con agua está más que probado y se utiliza por ejemplo, con deportistas de alto rendimiento en recuperación.

Cuando antes hablábamos del Principio de Arquímedes para hablar de las cualidades físicas del agua lo hacíamos para destacar sus beneficios. El agua ejerce una fuerza hacia arriba y el animal no siente el mismo dolor al apoyar sus patas o cuerpo lesionado en el fondo de la bañera de rehabilitación. Realizar sus movimientos y andar avanzando en la cinta subacuática será más fácil aunque siempre lenta. Sus músculos se fortalecerán poco a poco, día a día.

Debe medirse el nivel de agua en función de la estabilidad y la calidad del movimiento que se busca para activar las articulaciones. Según el arco articular de cada animal, se incrementará o disminuirá la velocidad de la cinta.

La hidroterapia debe acompañarse de un plan completo de rehabilitación veterinaria. También debe tenerse en cuenta que este tipo de fisioterapia acuática debe ser la antesala para los ejercicios sobre tierra. El objetivo de sumergir a la mascota es conseguir que se sienta segura. Al no tener que apoyar todo su peso sobre sus extremidades, no sentirá tanto dolor. Por lo tanto, se reducirá el miedo.

Una vez llevados a cabo el número de sesiones necesarias para cada paciente canino o felino, se puede pasar de la hidroterapia a sesiones de rehabilitación externas. Los ejercicios en tierra firme ayudarán a mejorar el equilibrio, incrementar su capacidad de reflejos y reacción, y aumentar la fuerza en los músculos.

ejercicios en el agua

Beneficios de la fisioterapia con hidroterapia en pequeños animales

Pueden darse varias sesiones hasta que el perro o el gato le pierdan el miedo al área de hidroterapia. Una vez acostumbrados los animales al contacto con el agua, las ventajas de este tratamiento son numerosas.

El modo de flotación les permitirá fortalecer su musculatura, ya que no tendrán miedo por apoyar las extremidades lesionadas. Esto, a su vez, permite un aumento en su resistencia muscular y un incremento en la agilidad.

El fortalecimiento de los músculos y articulaciones implicados conlleva la reducción del dolor. Al regularles la velocidad del movimiento mediante la cinta andadora, se estará mejorando el arco articular.

Todo ejercicio es, en sí, un beneficio para la circulación. Es por esto que se incrementa la resistencia cardiovascular, se mejora el rendimiento del corazón y se reducen posibles enfermedades cardíacas.

La mascota vuelve a recuperar el equilibrio perdido y a sentirse segura al correr. La actividad física también consigue apaciguar el dolor y crear un sentimiento de bienestar. Hay que recordar la necesidad de que el perro y el gato se ejerciten diariamente para que puedan descansar plácidamente. La tranquilidad de la mascota ayuda en la relación con sus cuidadores.

Por todo esto, la hidroterapia veterinaria beneficia a los pacientes veterinarios. Y puede considerarse uno de los métodos más recomendados y efectivos en la rehabilitación de un animal.

 

Este sitio web utiliza cookies para intentar darte una mejor experiencia de usuario. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
Shares