Para que un quirófano funcione de forma eficaz es necesario que exista una estrecha colaboración entre aquellos que intervienen en los procedimientos médicos. El cirujano no podrá realizar su trabajo de forma fluida y eficiente sin un equipo de apoyo. Este está formado por los enfermeros, anestesistas y, por supuesto, el auxiliar de quirófano. Ser auxiliar de quirófano es una buena salida para muchos profesionales con vocación sanitaria y de servicio a las personas.

Los auxiliares de quirófano no participan en la operación propiamente dicha, pero tienen una gran importancia.  Realizan labores fundamentales para el buen desarrollo de las intervenciones quirúrgicas y demás labores en un quirófano. Por ello, el perfil del auxiliar requiere de unos conocimientos y una cualificación específica, que incluye el conocimiento de protocolos y la familiarización con el entorno quirúrgico.

La colaboración de estos profesionales en el quirófano es imprescindible. Permiten que el resto de los profesionales que trabajan en él puedan mantener su concentración. Así, pueden realizar la intervención con la máxima eficiencia posible.

Ser auxiliar de quirófano, la profesión

Es un profesional cualificado que se encarga de ayudar tanto a cirujanos como a anestesistas durante las intervenciones quirúrgicas. Su ámbito de trabajo fundamental son los quirófanos. Pero también incluye las zonas de pre y post operatorio y las salas quirúrgicas de urgencias hospitalarias.

Como hemos visto antes, para que la intervención quirúrgica sea exitosa, el quirófano debe funcionar como un mecanismo perfectamente engrasado y ordenado. Esto se consigue coordinando la actividad de cirujano, anestesista y auxiliar hospitalario.

La labor de estos profesionales comienza antes del proceso quirúrgico propiamente dicho. Se encargan de preparar los aparatos y el instrumental necesario. También identifican al paciente y comprueban que la entrada en quirófano se haga bajo determinados estándares.

Durante la operación, los auxiliares se ocupan de distribuir el material que se necesita en cada momento del procedimiento médico. También están facultados para realizar sondajes o fijación de vías, así como para controlar al paciente e informar al equipo médico.

Otra de sus funciones es prestar apoyo al anestesista, preparando los equipos y tratamientos. Además velará por la seguridad de cada paciente durante la administración de la anestesia. Tras la intervención, se encargan de dar soporte a los pacientes durante el postoperatorio.

Funciones del auxiliar hospitalario

La labor diaria de estos profesionales incluye todo tipo de apoyo al cirujano, asistentes y técnicos. En la zona de quirófano y esterilización, el auxiliar hospitalario se encarga de cuidar, conservar y reponer material. Por ejemplo, sábanas, toallas, batas, guantes, apósitos y otro material sanitario.

Ayuda a preparar los aparatos necesarios para cada operación, como microscopio, aspirador, bisturí eléctrico, aparato de isquemia, torre de endoscopia, etc. Además de los aparatos, el auxiliar debe disponer las cajas de instrumental, catéteres, suturas, drenajes, implantes y componentes protésicos.

Otra de sus funciones es comprobar la distribución de la mesa quirúrgica y sus accesorios, así como asegurarse del buen funcionamiento de las lámparas quirúrgicas. También se ocupa de preparar el material para su esterilización y de limpiar, recoger y distribuir el instrumental quirúrgico.

Intervienen, igualmente, en el traslado del paciente de la cama a la camilla. Y supervisan en especial el traslado de aquellos pacientes que tengan sondas, drenajes o miembros con lesiones.

Estos profesionales deben procurar cumplir los reglamentos y normas de la institución para la que trabajan.

trabajar como auxiliar de quirófano

Habilidades para ser auxiliar de quirófano

Ser auxiliar de quirófano puede ser muy gratificante para aquellas personas con vocación de servicio a las personas. Pero también, es una profesión que requerirá de buenas habilidades. Las más comunes las puedes suponer. Todo el personal que trabaje en una sala de quirófano debe trabajar en equipo. Y, sobretodo, soportar con soltura la exposición a imágenes poco o nada agradables.

Una de las habilidades más importantes con las que debe contar es la capacidad para cumplir órdenes e instrucciones con exactitud. Debe hacerlo de forma práctica, rápida y ordenada, siguiendo las reglas de la unidad asistencial con la que colabore. La capacidad de trabajar bajo presión y la atención al detalle son otras de las destrezas más valoradas en estos profesionales, junto con una rápida capacidad de reacción.

Estos profesionales deben poseer un alto nivel de concentración y atención, y ser capaces de mantenerlo durante periodos de tiempo prolongados. Otras de las aptitudes que deben caracterizar a los auxiliares de quirófano son una buena capacidad organizativa, puntualidad, seriedad y ser metódico en el trabajo.

Deben potenciarse las habilidades comunicativas. La facilidad de comunicación adquiere especial relevancia durante los periodos preoperatorio y postoperatorio, para calmar y atender a los pacientes.

Es fundamental que conozca la técnica quirúrgica y el nombre del instrumental para facilitar el trabajo del cirujano. Debe tener buena habilidad manual y facilidad de manejo de manejar aparatos pequeños y delicados.

Si te llama la atención la profesión de auxiliar de quirófano, no dudes en contactar con nuestros centros de formación. Nuestro Curso de Auxiliar de Quirófano y central de esterilización y equipos es una formación en la que nuestra escuela tiene una amplia trayectoria. Esta formación te prepara de forma teórica y práctica para ser auxiliar de quirófano con todas las garantías de éxito.

Este sitio web utiliza cookies para intentar darte una mejor experiencia de usuario. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
Shares