En este artículo os hablaremos de la aspiración de secreciones. La aspiración traqueal es una técnica que se utiliza para retirar de la vía aérea las secreciones que el paciente no puede expulsar por si mismo, mediante la introducción de una sonda de aspiración en la vía aérea oral y/o traqueal.  

Es una técnica que puede provocar algún riesgo. Por lo tanto, se debe realizar únicamente si es absolutamente necesario, nunca por rutina.

El objetivo de la aspiración de secreciones es mantener la vía aérea permeable y limpia. Esto favorece el intercambio gaseoso y minimiza el riesgo de infección.

Material necesario para la aspiración de secreciones

Como en todo procedimiento de enfermería, necesitaremos ciertos materiales para la aspiración de las secreciones. Como enfermero/a o auxiliar de enfermería, deberías conocerlos y familiarizarte con ellos:

  • Aparato de succión portátil o fijo a la pared.
  • Sonda de aspiración estéril, de diferentes números, con válvula de control.
  • Equipo de protección individual (EPIs):
    • Guantes.
    • Mascarilla quirúrgica o FFP2.
    • Gafas de protección ocular.
  • Solución salina o agua destilada.
  • Gasas estériles.
  • Lubricante hidrosoluble estéril.
  • Un Ambú (del inglésAirway Mask Bag Unit​​) , si es necesario.
  • Tubo de Mayo o cánula de Guedel, si es necesario.

¿Qué procedimiento seguir antes de la aspiración?

Lo primero que deberemos hacer es una identificación positiva del paciente. Seguidamente determinar la necesidad de aspiración oral y/o traqueal. Deberemos explicarle al paciente lo que le vamos a hacer. Si no estuviera consciente, se lo explicaríamos a un familiar.

Antes de empezar con el procedimiento, nos preocuparemos de preservar la intimidad del paciente. Después, comprobaremos que el sistema de vacío funciona correctamente, asegurándonos de que la presión de succión no sobrepase los 200 mmhg (milímetros de mercurio), para que no produzca lesiones en las mucosas.

Controlaremos los signos y síntomas del paciente mediante un pulsioxímetro, que mide la saturación de oxígeno en los tejidos y prepararemos oxígeno complementario.

Después, colocaremos al paciente en la postura más adecuada:

  • Si el paciente estuviera consciente, lo colocaremos en posición semi Fowler (45º). Si no lo estuviera, lo pondremos decúbito lateral, mirando hacia nosotros.
  • Si la aspiración es oral, ladearemos un poco la cabeza del paciente. Si la hacemos por vía nasal, se hiperextenderá el cuello del paciente un poco hacia atrás y usaremos lubricante para la sonda.

Continuamos con la aspiración de secreciones

Ya casi, estamos preparados. Lo único que faltaría antes de iniciar la aspiración de las secreciones sería:

  • Pedirle al paciente, si está consciente, que respire profundamente y que tosa.
  • Lavarnos las manos antes de iniciar el procedimiento.
  • Colocarnos los guantes estériles.
  • Lubricar la sonda con un lubricante hidrosoluble.

Seguidamente, procederemos a introducir la sonda:

  • Si lo hacemos por la boca, comenzaremos por los laterales y, si fuera necesario por la cantidad de secreciones, se introducirá por la garganta.
  • Si procedemos por vía nasal, tendremos mucho cuidado al pasar por las coanas de la nariz (orificios nasales), para evitar heridas y ulceraciones.

Las aspiraciones se hacen de manera intermitente y nunca sobrepasarán los 10 segundos. Después de cada aspiración limpiaremos la sonda con gasas estériles y aspiraremos agua o suero para limpiarla. Podemos aspirar tantas veces como sea necesario, siempre salvaguardando el bienestar del paciente.

Finalizando el procedimiento

Para finalizar, retiraremos la sonda con la aspiración abierta y así se recogerán todas las secreciones que se encuentren en el trayecto.

Para terminar correctamente, limpiaremos la sonda aspirando el agua o suero, hasta que el tubo que conecta al sistema esté completamente limpio de secreciones. Cerraremos el sistema de presión y desecharemos la sonda usada.

Finalmente, anotaremos en los registros de enfermería el valor numérico de las secreciones que hemos aspirado y el aspecto de éstas.

Autora: Nuria Calderón Morell

Autora: Nuria Calderón Morell

Formadora de Auxiliar de Enfermería y CP Sociosanitario en Escola d’Oficis Catalunya.

Nuria Calderon es enferma de urgencias. Estudió la Diplomatura de Enfermería y posteriormente realizó el Postgrado de Urgencias y Emergencias como especialización.